Rozhovor s Miguelem Pradas,

El Mundo 16/9/2008 Pasarela- Entrevista con Miguel Pradas

«Llegué desde Praga como “erasmus” para tres meses, y al final me quedé en Pizarra»

La pintora checa Marie Ban compone frases con la misma naturalidad con que inserta motivos surrealistas o góticos en paisajes, a menudo, improbables. La pausada atmósfera de Pizarra sedujo a esta turista accidental y permanente, hija de artistas, hermana de la cinematográfica Nueva Ola checa.
¿Cómo se produce su desembarco en España desde un lugar como la República checa?
En 2004 vine a estudiar Bellas Artes a Granada con una beca Erasmus durante un periodo de tres meses. Después ya me quedé aquí, me había enamorado de este país.
¿Cómo es la vida rural en Pizarra en relación al frío cemento de ciudades como Praga?
La verdad es que el cambio es importante, sobre todo por la tranquilidad que se respira en el pueblo y por el hecho de conocer una nueva forma de vida, un tipo distinto de gente. Quizá lo difícil para mí sea entrar en contacto con otros artistas por las características de la zona, aunque para eso está Internet.
¿Hace muy poco clausuró una retrospectiva en la sala de exposiciones Díaz-Oliva, ¿Cuáles son las motivaciones de sus pinturas?
La muestra constaba sólo de 12 cuadros, ya que suelo trabajar en formatos muy grandes. En ella estaban las obras más significativas para mí, relacionadas con la vida interior, con los sentimientos espirituales, con significados profundos que no se hagan, a primera vista, evidentes.
¿Que papel desempeñaron sus padres, ambos artistas, en toda su formación creativa?
Uno muy importante, sin duda. Mi padre me enseñó cómo pintar y cómo manejar diferentes técnicas en óleo. Mi madre me orientó en cuestiones de diseño gráfico y, de hecho, es profesora.
¿Ejerce algún influjo en sus creaciones la notable tradición cinematográfica checoslovaca?
Sí, ya me lo han dicho alguna vez. Hay cierta relación con ese cine de década de los 60 y los 70 en cuanto a la existencia de un humor típicamente checo. En algunas de mis obras se pueden encontrar elementos surrealistas, que pueden verse en películas más “ligeras” de esos años. Es un surrealismo positivo.
¿En qué tipo de proyectos a nivel internacional se ha embarcado?
Este año ha habido colaboraciones con una galería de Nueva York y también con alguna de Praga, que organizó hace poco un simposio de artistas checos en Antequera. También participo en algún que otro proyecto musical, como un videoclip checo en el que se incluyen animaciones de obras mías. Un instrumento importante es el de la galería virtual Art-Mine, que me permite exponer mis trabajos y contactar con personas y artistas de intereses parecidos en todo el mundo.

Perfil: Nace en 1982 en Praga. En 2004 va a estudiar a Granada Bellas Artes. Se afinca en Pizarra y trabaja en su producción pictórica. A partir de 2006, participa en muestras colectivas. El 12 de septiembre clausuró una retrospectiva en la sala de exposiciones Díaz-Oliva.