Česká malířka z Pizarry,

El Mundo 15/5/2008, Cristobal Gonzáles Montilla

MÁLAGA. Al grupo de los nueve artistas checos que visita estos días la comarca de Antequera se ha sumado una décima creadora, que no ha tenido que subir a un avión para desplazarse a tierras malagueñas. Ha llegado desde Pizarra, se llama Marie Ban y, aparte de compartir una misma nacionalidad con ellos, esta artista en ciernes de 26 años disfruta de la compañía de alguien muy especial. Mientras pinta ante los paisajes antequeranos, goza de la cercana resencia de su padre. No en vano, es la hija de uno de los miembros de la delegación llegada desde Chequia, el también creador Miroslav Jiránek.
En su caso, el refrán “de casta le viene al galgo” se hace real por partida doble, dado que su madre también cultiva el arte contemporáneo. Sin embargo, el camino que le lleva a pasar ahora muchas horas pintando en un estudio de la localidad malagueña del Valle del Guadalhorce no tuvo su punto de partida en una estación artística.
Según explicó esta joven creadora, que ha evocado con su pintura El Torcal durante su estancia en la zona, al principio se decantó por los estudios de Biología, pero después se fue acercando a la restauración como paso previo a la pintura. Tras un período inicial como erasmus en Granada, se acaba de inscribir en la Asociación de Artistas Plásticos Malagueños (Aplama), y dice haber encontrado en esta tierra un refugio al que no le pone un plazo fijo de estancia, ya que le hace pasar temporadas en una casa situada en mitad del campo, como contraste a la ajetreada vida que llevaba en Praga.